“La animación es un recurso estético, artístico y narrativo de inmenso poder”

ireneblei2Irene Blei es una realizadora audiovisual apasionada del cine de animación. En la escuela de cine para niños y adolescentes “El mate” de la municipalidad de Vicente López, que creó y dirige junto a Lucía Cano, enseña cada técnica, cada recurso con la misma pasión que trasmite su inquebrantable fe en la potencia creadora de los chicos. Acaba de publicar, luego de años de conocer a fondo el cine del National Film Board el libro “Canadá cuadro a cuadro. Animadores y animadoras del National film board”. A propósito del mismo conversamos con ella.

¿Qué te llevó a escribir este libro?

El libro apareció luego de hacer una serie de proyecciones que me encomendaron en 2007, con un material que recién había llegado: la caja con siete DVDs llamada McLaren, The Master’s Edition, además de un puñado de películas realizadas por mujeres animadoras. En la tarea de preparar estas muestras me puse a investigar especialmente juntando información, más allá de lo que ya conocía, para presentar mejor las funciones. A estas proyecciones sucedieron otras, y luego algunas más.Mis apuntes de apoyo empezaron a hacerse más voluminosos y variados -ya tenía letras de canciones, fotos personales y filmografías de los autores, entre muchos otros datos.
Por mi trabajo docente, estaba habituada a hacer este tipo de recopilaciones para dar clase, y de hecho los DVDs nuevos se complementaban con otros materiales que ya tenía,  a los que se sumaron luego algunos otros que luego conseguí.  Pero en esta ocasión, la carpeta original me quedó chica, y empezó a desordenarse. Organizando estas notas empecé a darme cuenta de que tenía algo más consistente que simples apuntes. Tal vez se parecía ya a una publicación. Con ésto en mente me postulé a una beca del gobierno canadiense, y tuve la suerte de ganarla.

irenebleiEn el libro se nota claramente la primera persona enunciando el resultado de tu trabajo de investigación. Esto le da al material un cariz muy personal, que lo despega del típico trabajo académico. ¿Cómo definiste el modo en el que ibas a exponer el resultado del largo recorrido por el cine de animación canadiense?

La redacción más íntima, autorreferencial, fue algo que surgió espontáneamente. Creo que se parece a lo que puedo llegar a contarle a los chicos o a los estudiantes en una clase, o al público en las proyecciones. Posiblemente di curso a expresar mis sentimientos también, por ser un tema que me apasiona.
Creo que el camino en este recorrido está muy ligado a mi vida, incluyendo el regreso de la democracia, por ejemplo, o el crecimiento familiar. Hablando de este último tema, como publiqué el año de nacimiento y detalles personales de los artistas, consideré que correspondía hacer un guiño revelando también mi edad y algún rasgo personal propio.

 ¿Cuáles son las características que distinguen y otorgan identidad al material de animación producido en el National Film Board?

Indudablemente, que se trata de cine de autor a través del cual aparecen matices diferentes, aún con diferencias personales, y sobre un rango amplio de tiempo. En estas obras no late el interés comercial. Quedan expuestas la libertad, el compromiso artístico y el acompañamiento por parte del productor. El respeto por lo que cada realizador expresa, en contenido y forma.
En algún caso, prevaleció la difusión de la cultura canadiense y se promovieron producciones relacionadas con el acervo de canciones populares y la circulación de anécdotas históricas.
Esto en cierto momento dejó de ser lineal y quedó expuesto como trasfondo, sublimado. tal vez porque el cine de animación de autor, como la poesía, elude la mención directa y prefiere la comunicación emocional a otro nivel.

Más allá de los gustos personales, ¿quiénes crees que fueron y son los nombres claves para entender esa continuidad en la propuesta estética del NFB?

No podría responder esto, pero en el capítulo inicial hay dos subtítulos: Norman y Evelyn como una suerte de Adán y Eva, y también: dos escoceses y una larga lista de hombres y mujeres. Para mí, posiblemente lo que es clave es considerar la creación realizada por hombres tanto como la que proviene de manos y cabezas de mujeres. Como en otras áreas, ambas vertientes se complementan, se amalgaman y producen un resultado armonioso, conjugadas.

¿Qué valor tiene aquella raíz tan radicalmente artesanal que llevó adelante McLaren en la  totalidad de la producción de la animación canadiense? ¿Y en la mundial?

Su apuesta fue alta: llegar a producir por pulsión con bajo presupuesto, y hasta sin cámara, dibujando directamente sobre la película. En algunos casos: material ya usado, reconvirtiéndolo en el uso. El mensaje detrás de las películas hechas a mano es: hay que hacer, no importa cómo, no importa con qué, lo importante es tener algo para decir y llevarlo adelante. Viendo la creación de Norman McLaren a lo largo de su vida, queda claro que luego se volcó a experimentar con las mejores condiciones que pudo proporcionarse. Que invitó a maestros internacionales a compartir su técnica con artistas más jóvenes, como Alexandre Alexeieff y Lotte Reiniger. Que formó equipo y sumó intereses de todo tipo. Cuando en el National Film Board se hizo la primera obra de animación creada con una computadora, él ya era grande, pero igualmente se volcó muy interesado a acompañar al director y a promover su realización.
El mensaje es finalmente es formativo, considerar valores, creer en la humanidad, ser solidario, cultivar el arte como forma de hacer algo bueno en este mundo también.

¿Cuál es tu visión del mundo de la animación del presente teniendo en cuenta la concentración de la producción mundial de contenidos masivos en unas pocas grandes empresas (tanto en cine como en televisión) y una repetición sostenida de la propuesta estética y narrativa, especialmente en el cine?

Es una pena que muchos creadores de cine de animación actuales se dejen tentar por luces de colores, por el marketing, por falsos profetas, podría decir. El apotegma de dar vida se pierde por completo.
La animación es un recurso estético, artístico y narrativo de inmenso poder. A veces se ven producciones animadas banales u obvias, que podrían estar hechas de cualquier modo, con cualquier técnica, que se definen repitiendo estereotipos, sin búsqueda. En ellas la importancia es la reiteración de aquello que probadamente funciona, las fórmulas de buenos y malos, por ejemplo, sin sustancia. La animación allí se aleja del descubrimiento, y casi diría: de la honestidad creativa.
Ví una película brasileña muy bella hace poco: O menino e o mundo; la encuentro muy diferente a otras, y por suerte: muy reconocida, por lo menos en ciertos circuitos no comerciales. Uno de los momentos más conmovedores de Norman McLaren en la película documental The Creative Process es cuando asegura que si de todas sus películas él debiera seleccionar una sóla, elegiría Vecinos, y que esto no es por haber ganado el Óscar sino por el mensaje que transmite. Refuerza esto diciendo que el premio no significó nada para él, que antes de ganarlo ni sabía de su existencia, y vuelve a rescatar su metáfora: dos vecinos que tradicionalmente viven en armonía podrían llegar a hacer las cosas más terribles si surge una competencia de poder individual. Esta película sigue creciendo después de resurgir en una versión renovada, fiel a su propuesta original, a pesar del paso del tiempo y en contraste con otras obras más nuevas, a pesar de las manchitas en el negativo, o más allá de las sombras o del viento en los árboles.
La confusión, creo, es desestimar el componente más importante que una obra artística podría tener: la emoción. A cambio de ella, se ensalzan el tamaño de la imagen, o el sistema de registro, o cuántos técnicos trabajaron para crear el software con el que se trabajó, por ejemplo, por encima de lo que la película puede causar en el público. El cine animado puede desperdiciarse entonces;  se empaqueta como una suma de minutos uno detrás del otro, y temina evaluado por su duración, así como las milanesas que se venden por kilo. Consecuentemente, no se puede culpar a quienes lo denostan hablando de “dibujitos”.

 

 

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. julieta dice:

    Una geniaaaa !!!!

Si gusta...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s