La procesión va por fuera

pablo-ramosHasta que puedas quererte solo // Pablo Ramos

En Hasta que puedas quererte solo, Pablo Ramos nos encara con la prosa fluida, cruda y elaborada a la que nos tiene acostumbrados. Con un componente místico-psicológico muy fuerte, la crudeza viene a cuento de lo reales que son sus crónicas. Este es antes que nada un libro de confesiones, en el que por momentos parece que Ramos escribe con la culpa de los que sobreviven a una tragedia y tratan de averiguar por qué.

Un libro estructurado en torno a los doce pasos para la recuperación de alcohólicos anónimos en las que el autor cuenta sus experiencias podría devenir fácilmente en una novela de autosuperación o autoayuda.  Si no estuviese escrito por Ramos. Las páginas están repletas de una mística que revela sus trucos en la realidad del día a día, en la tragedia sardónica de sus protagonistas. El libro parece no querer dejar espacio a la ficción, y fiel a su impulso de escribir “para ver qué le pasa”, el autor desnuda las historias de algunos personajes que construyó en novelas anteriores con relatos que nos van a provocar ternura y a dejar un escalofrío reverberando en la nuca.

Lo que se deja claro desde el primer momento es que el dolor está siempre presente, y que los adictos son expertos en refugiarse en él. La motivación para escribir el libro es el terror que le causa “saber y comprobar la enorme capacidad de mutación, la infinita cantidad de variantes y matices que tiene la enfermedad de la adicción. Tantas variantes con el mismo y casi único síntoma: meterse toda la substancia que sea, todo lo que el cuerpo resista jugando en el límite más real que existe entre la vida y la muerte: La muerte en vida”. Frente a ese dolor, la primera instancia de recuperación para los adictos es entregarse a algún tipo de entidad superior distinta. Distinta porque “tal vez el vacío sea el ser superior” al que los adictos se entregan, bajo cuyo influjo intentan transitar esa ambigüedad de la muerte en vida.

Hasta que puedas quererte sólo es quizá una faceta más del ser superior al que el autor deja librada su vida, ser que nos va a ser difícil definir. ¿El vacío? ¿El dolor? ¿Las concepciones religiosas heredadas? Lo que queda claro es que Pablo Ramos construyó mucha vida sobre su literatura, y mucha literatura en su vida. Que aquella era la vida que quería recuperar y al mismo tiempo el medio que tenía para hacerlo. Es la misma necesidad del alcohólico la que crea el libro. “Para acompañarlo, para completarlo, para anestesiar y negar esa abrumadora soledad en la que él se encontró durante casi toda su vida”. La salida se articula en la interacción con los que llevan el mismo estigma. Cuando alguien más puede quererte “hasta que puedas quererte solo”.

Podríamos decir que es la historia de un escritor que trasciende el vacío y sus trampas del dolor para entregarse a “la fe de las palabras exactas”, escribir a todo o nada sobre quién es él.  Un libro que nace de la lucha diaria con el vacío: “No se trata de cometer un sincericidio que traiga más dolor a nosotros mismos, a nuestras familias o a las demás personas. Se trata de poner, de una vez y para siempre, la maquinaria del amor en movimiento. Nuestro temor no es a la oscuridad sino a la luz”, dice Ramos, “a que la oscuridad se ilumine”.

Hasta que puedas quererte solo – Pablo Ramos – Alfaguara – 2016

Por Elías Alejandro Fernández

 

Anuncios

Si gusta...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s