La máquina de editar talentos

el

por-el-gusto-de-leer1.

Hacia 1960 se inicia la duradera explosión editorial de Cataluña. A dicha explosión debemos varias cosas: el correspondiente boom latinoamericano; la consagración que suponía premios como los que otorgaban Seix Barral, Nadal o Planeta; la lenta y sistemática adquisición de traducciones argentinas vía Sur o Losada (que circulaban clandestinamente durante el franquismo); una labor ingente de difusión y , con suerte, consagración de autores dentro del mundo hispanohablante: pensemos, por dar sólo tres ejemplos, en Umberto Eco, figura ligada a la editorial Lumen, en Bukowsky, divulgado por Anagrama, o en Elías Canetti, editado –previamente a que ganase el Nobel- por Mario Muchnik.

Agréguese, a todo lo anterior, la secular producción editorial en lengua catalana; hecho que -más allá del aspecto “cultural”- se reviste, más bien, de gesto político.

Semejante  actividad  no podía quedar exenta de una mirada retrospectiva, una suerte de balance –comercial y moral- de tantos años de leer, arriesgarse por un autor, editar y promover libros. En este sentido hay, en España, una suerte que, a excepción de Victoria Ocampo, no hemos tenido en Argentina: las autobiografías de los editores. Así, podemos asomarnos a los fascinantes engranajes construidos por Carlos Barral  en Seix Barral (Memorias) , Jaime Salinas en Alfaguara (El oficio de editor) Jorge Herralde  en Anagrama (Por orden alfabético. Escritores, editores, amigos) o la chispeante Esther Tusquets en Lumen (Memorias de una vieja dama indigna)

 2.

Toda esta digresión pertinente desemboca (¡al fin!) en el libro que ya debíamos estar comentando: Por el gusto de leer, de Juan Cruz, una extensa y exquisita entrevista a la editora Beatriz de Moura.

Si hay un tipo de autobiografía que no es monocorde es la de los editores: a la voz del editor, se suma el coro de traductores, los diseñadores gráficos, los agentes literarios, los escritores, las viudas de los escritores, el poder de turno, los críticos, los cineastas,  y un público impredecible.

Beatriz de Moura se explaya, generosamente y con lúcida memoria, sobre las figuras de su catálogo. Sin pretensión de exhaustividad, desfilan Woody Allen, John Irving, Rodrigo Fresán, Henning Mankell, Murakami, Javier Cercas, Cioran, Kundera y tantos otros.

 Dos episodios cabe resaltar en este libro. Uno, se refiere al hallazgo que realizara  Jean-Jacques Pauvert (editor de las obras completas del Marqués de Sade, al cuidado de Bataille) del manuscrito de El mito trágico del Angelus de Millet, escrito (y extraviado) por Salvador Dalí.

La otra historia se refiere a la publicación española de El amante. La inolvidable cubierta de dicha edición proviene de una foto que eligió de Moura  estando en la casa de Marguerite Duras. Si bien la escritora se había mostrado, en principio, reticente a esa foto de sus 18 años, de Moura ganó la partida y la edición del libro en español fue un suceso que se repitió en otras traducciones del mismo libro.

Asimismo, cabe señalar la estratégica segmentación de Tusquets: la colección Andanzas (narrativa) La sonrisa vertical (erotismo) Nuevos Textos Sagrados /poesía) Fabula ( narrativa, pero en formato de bolsillo)Metatemas (ciencia) Los cinco sentidos (gastronomía) Biblioteca del Nuevo Mundo (autores latinoamericanos) o Tiempo de Memoria (autobiografía). Sólo con La sonrisa vertical se podría hacer un memorable desfile de talentos: marca el inicio editorial de Almudena Grandes (Las edades de Lulú) el gran libro autobiográfico del cineasta francés Cyrill Collard, Las noches salvajes o Eso no del argentino Marcelo Birmajer, con su correspondiente “traducción” al coloquialismo ibérico y clásicos como el Marqués de Sade o Henry Miller.  Otros formatos tuvieron su auge en las décadas del ’70-’80, como los Infimos.

 3.

Las cualidades esenciales de un editor, según Beatriz de Moura:

Amar la lectura y, por supuesto, haber sido ya previamente, un lector asiduo, de preferencia desde muy joven y, mejor aún, desde niño.

Haber sido agraciado con el don de la curiosidad.

Carecer de prejuicios: un libro gusta o no gusta, cualquiera que sea su género literario, de dondequiera que provenga (culturas, países o lenguas) quienquiera que lo haya escrito (…).

Tener facilidad para los idiomas.

Estar dotado de un desarrollado “don de gentes” y de un notable don de la movilidad.

Haberse curtido en alguna experiencia laboral previa  en las distintas actividades que genera una editorial – y saber en cuál de ellas, de preferencia, puede dar lo mejor de sí mismo.

(…)

Ser competitivo, aunque (muy importante) sin caer en la envidia.

No ser tacaño, sin ser manirroto.

Nunca pretender trabajar con horarios fijos.

Desprenderse del propio ego, cueste lo que cueste. Los únicos en una editorial que, por lo visto, pueden permitirse el lujo de exhibirlo, son los escritores)

Aprender de los errores casi cotidianos y, por tanto, a ser humilde (…).

Tener lo que suele llamarse “buen vino” y, de ser posible, “buena resaca” con el fin de participar con buen ánimo a toda suerte de saraos y, al día siguiente, ponerse a trabajar como si no hubiera estado de farra hasta las tantas.

Finalmente, saber decir “No” a un manuscrito sin herir susceptibilidades, y “No” cuando el presupuesto lo impida.

 4.

La lectura de estas memorias debieran ser de rigurosa consulta para todos aquellos que creen que editar se reduce a cumplir el capricho de uno que escribe y a tercerizar en una imprenta la tarea editorial. Beatriz de Moura nos demuestra que, lejos de tal facilismo, editar es una aventura extraordinaria que crea, entre el público y los libros, una fidelidad indestructible.

Por Ignacio Vázquez


Por el gusto de leer. Beatriz de  Moura, editora por vocación – Juan Cruz Ruiz – Tusquets  -Buenos Aires, 2015

Anuncios

Si gusta...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s