Dejate guiar por la luz

PortadaEl instinto de la luz // Cristián Londoño Proaño

¿Cuál es el relato más contado en la historia de la humanidad? ¿Ese que perdura en el tiempo y atraviesa todas las culturas? En esta novela corta, Cristián Londoño Proaño narra una historia sobre el conflicto más ancestral, el que nunca cesa: la lucha entre el bien y el mal. Awi Tenesaca es el protagonista de esta batalla y, guiado por el yachac del pueblo, Taita Wairi, debe enfrentar el destino que los dioses le han impuesto para la supervivencia del lugar.

Un día como cualquier otro Awi se encuentra con sus amigos para jugar a los penales, pero una patada mal calculada hace que la pelota atraviese una ventana del consultorio de Wairi, el brujo y sanador del lugar. Esa misma noche, el destino se presenta en la puerta del hogar de los Tenesaca: el yachac Wairi necesita que el joven haga un viaje con él. Como toda novela de aprendizaje, el protagonista se enfrenta al pasaje de la niñez hacia la adultez. Awi irá comprendiendo que las tardes de jugar al fútbol terminaron y que debe asumir un papel determinante para su comunidad. Pronto se convierte en el viñachiska de Taita Wairi, y como una especie de aprendiz irá absorbiendo a cada paso todos sus conocimientos.

El pueblo que Proaño presenta no tiene nombre justamente porque el autor construye una cultura ajena a la modernidad occidental. Es un lugar alejado de las urbes, de esos que no se conocen porque se mueven con una lógica propia de arraigo a su tierra, que perdura de generación en generación. Introduciendo palabras sin traducción, resaltadas para que llamen la vista del lector, se propone eliminar el mal gesto de comparar lo ajeno con lo conocido. De esta forma muestra las particularidades que forman a esta comunidad, donde una de las características más importantes es la relación elemental entre la naturaleza y los humanos. El pueblo de Awi es uno con la tierra, sabe vivir en armonía con ella, escuchándola y respetándola. Cada uno de los personajes entra en comunión con sus elementos y muchas veces éstos se manifiestan de forma “sobrenatural” aunque, en realidad, esa manifestación sea consecuencia de una conexión profunda con la tierra.

La historia que presenta el escritor ecuatoriano es la historia de una cultura. Leerla como si fuera un relato fantástico sería quitarle su valor. En este mundo aparentemente sencillo, muy ajeno al pesado ritmo que marca el cemento, los habitantes caminan por la tierra en comunión con los antiguos dioses y su entorno. Es un mundo donde Pachakamak ordena el universo para que todo mantenga su equilibrio y para que cada habitante cumpla un rol en éste. Awi, cumpliendo el suyo, debe enfrentarse a la oscuridad y dejarse guiar por la luz.

El instinto de la luz – Cristián Londoño Proaño – Indie – 2015

Por Agustina Aranguren

Anuncios

Si gusta...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s