Un culebrón justicialista

Carlitos carlitoswayWay // Victoria De Massi

Un collage de la Argentina de los ‘90 es el telón de fondo de la historia de Carlitos Way. Esos años que vieron crecer a Carlos Nair Menem siendo negado como hijo legítimo del Presidente de la República, en los que pasó de la niñez a la adolescencia y de esta a la adultez en 1999, cuando le inicia a su padre un juicio por filiación. Carlitos cumplía dieciocho años al mismo tiempo en que se privatizaba la petrolera estatal YPF y pasaba a manos de la española Repsol. “Broche de oro para una década que cerró con números difíciles: una deuda externa de 144.657 millones de dólares y el 13, 8 por ciento de los argentinos desocupados”, describe Victoria De Massi.

La autora arma este rompecabezas del mundo caleidoscópico del personaje con gran soltura: la biografía abarca desde los melodramas familiares por hijos no reconocidos (historia que se repite en el seno familiar de Carlitos)  hasta la vida política y el cuidado de las apariencias frente a la opinión pública, todo ello para dar cuenta del entorno en el cual crece el protagonista. La vida íntima de Carlitos es inescindible de lo que sucedía en el país: él mismo vió la noticia de la muerte de su hermanastro por televisión. Él escuchó toda suerte de especulaciones del arco político noventoso, de su familia y también del hambre voraz de la prensa por contar historias conspirativas. Vivió custodiado desde los nueve años por su seguridad porque claro, sería el heredero del imperio Menem. Y se encontraba con  su padre en visitas furtivas, que siempre le dejaban algún regalo ostentoso en medio de la fiesta de la convertibilidad. Todo ello desemboca en un mundo lleno de contradicciones donde conviven la TV, el reality show Gran Hermano, el periodismo sensacionalista de La Cornisa y los problemas con la ley.

Además del protagonista de la historia y la de sus familiares, también aparece en escena la propia autora, Victoria De Massi. En una suerte de literatura non fiction mezclada con crónica periodística, De Massi no se borra y cuenta el camino que recorre para la reconstrucción que indaga en los pormenores de la vida de su personaje a retratar.

No hay linealidad. De Massi prefiere ir y venir en el tiempo. Los capítulos se suceden entre flashbacks y flashforward y lo mismo ocurre con el espacio topográfico: desde La Rioja a Buenos Aires y de la Ciudad a Formosa, de modo que la lectura es dinámica y entretenida. Los relatos del pasado aparecen a veces como ficción y en otras ocasiones surgen de los testimonios obtenidos con los entrevistados, en los que además se describen paisajes y climas. Los diálogos con Carlitos, las llamadas, mensajes, gestos e impresiones,  todo está escrito por De Massi.

No cabe duda que el trabajo de campo, la recopilación de datos y la búsqueda de testimonios que lleva adelante De Massi es elocuente. Todo ello hace que su obra pueda leerse de un tirón. Sin embargo, algo del vicio periodístico que impregna las biografías la hace incurrir en descripciones en tono de casuística. La información abundante sobre venenos, drogas y armas no dista mucho de la pedagogía que se puede encontrar en un programa televisivo sobre crímenes. Estos elementos funcionan, también, como una pausa del núcleo de la historia. O como la publicidad en la televisión: puede aburrir y provocar hastío, o puede saciar la curiosidad del lector en torno a ciertos detalles muy específicos que lo ayuden a comprender los hechos; un poco de distención para retomar la trama con  más ímpetu.

Se trata de una biografía entretenida, con una estructura dinámica, en la que no hay monotonía narrativa. La obra excede la vida del protagonista. La insistencia y perseverancia de De Massi en su empresa de biógrafa, la hinchapelotas en palabras de Carlitos, también es historia. Es un logrado acercamiento a este personaje controvertido que no puede abordarse desde un sólo ángulo, es la historia de un hombre frágil y poderoso, reconocido y negado. La historia de una dicotomía viviente.

Carlitos Way – Victoria De Massi – Tusquets – 2016

Por Rodrigo Vega Pinto

Anuncios

Si gusta...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s