Palabras de la frágil memoria

andresherman

De la levedad // Andrés Hermann

 

El formidable escritor francés Víctor Hugo dijo sobre la poesía que: «la música es el vapor del arte. Es a la poesía como el sueño al pensamiento, como el fluido al líquido, como el océano de las nubes es al océano de las ondas. Es el indefinido del infinito». Y ese mar infinito hace que el lector sienta, evoque, reflexione o se envuelva en un juego con las palabras. En el poemario «De la levedad» de Andrés Hermann se cumplen el sentir y la evocación.

En la poesía de Hermann, las imágenes de su memoria están expuestas e intenta reconstruirlas, volverlas «carne», rearmarlas, repensarlas y siempre terminan en la frustración, porque sabe que no podrá regresar a la realidad palpable.  Por ejemplo, en el poema «He contado a las estrellas de nuestro querrer» dice:

«Me duele la vida

necesito embriagarme en ti

 recorrer con mi lengua tu cuerpo».

En estos versos hay necesidad de volver a vivir lo que se fue. En este sentido, la ciencia nos plantea que la realidad que nuestros sentidos perciben es sólo un fragmento, un instante, que incluso nuestro cerebro acomoda a nuestra realidad lo vivido sin que corresponda totalmente a la realidad tangible; es decir, lo que queda en el cerebro es lo que inventamos de nuestra realidad.  Y este inventar y reinventar su propia realidad es la tarea expuesta en los poemas de Hermann, una tarea ardua y perpetua. Imposible de llegar a una verdad.

En el poema «Un silencio invisible guarda mi corazón», Hermann escribe:

«Es como si fueran afiladas cuchillas

que arremeten en contra de la memoria». 

Aquí, el hablante poético desnuda su sentir, porque es un ser que evoca y siente la ausencia, las noches de pasión, de encuentros fallidos, la distancia y el amor.  Pero no es un amor táctil: es el amor que quedó en los sentidos, que sobró luego de lo vivido.

En el poema «Tu recuerdo irrumpe mis sentidos», Hermann escribe:

«Tu recuerdo

ha fragmentado mi memoria».

El hablante poético nos transmite que un fragmento vital  se quedó en los sentidos.  Este es el logro de la poesía de Hermann: volver los fragmentos vividos en epifanías infinitas y gozosas, pero al mismo tiempo llenos de incertidumbres que calan en la profundidad del ser humano. Su poesía se nutre del gozo y de la incertidumbre.

En el poemario «De la levedad», Andrés Hermann se construye con versos cortos, transparentes, sinceros, evocativos y sutiles, que juegan con la memoria y la incertidumbre. El gran poeta uruguayo Mario Benedetti decía que «la poesía es el género de la sinceridad última e irreversible». Eso es la poesía de Hermann: el lector siente propios los versos y que siempre estuvieron ahí para ser disfrutados, gozados. «De la levedad»  es un trabajo poético profundo, vital y exquisito, escrito con la brillantez de un ser humano que siente, que le duele la realidad más pura.

De la levedad – Andrés Hermann – El Ángel Editor – 2017

Por Cristián Londoño Proaño

Anuncios

Si gusta...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s