Acerca del sistema

los improductivos

Los Improductivos de Cristián Londoño es un libro particular que tiene como tema la productividad en una ciudad utópica del siglo XXII. En principio, la novela nos relata una competencia primitiva por negociar y ganar las acciones entre los Operadores para llegar a ser el primero en la lista mensual y luego ir ascendiendo puestos hasta llegar a ser la Máxima Autoridad Planetaria. En el sistema antiguo, la gente se cansó de creer en los gobiernos que colapsaron con sus reglas. A fines del siglo XXI se produjo La Gran Quiebra, donde todos los países se endeudaron y quebraron. Los Hacedores asumieron el control y el poder mundial, y he aquí la utopía que nos presenta el autor: el plan del nuevo sistema es “perfeccionar al hombre”; sin embargo, la novela deja entrever la contradicción que esto implica, en esta lucha por Trascender y ser el mejor en rendimiento, el ser humano va perdiendo la comunicación y la capacidad de ver al otro. Entonces ¿se puede crear un mundo de igualdad cuando se instaura un mundo que sigue siendo una pirámide en escala social y de valores?

En este punto se advierte la referencia de José Saramago, quien en sus obras nos planteaba la creación y utopía de mundos ficticios, que bien podrían alcanzarnos, o bien, si miramos los sistemas gubernamentales que nos rigen, son un artificio que no están lejos de aproximarse a nuestra realidad. Saramago definía su obra Ensayo sobre la ceguera como “la novela que plasmaba, criticaba y desenmascaraba a una sociedad podrida y desencajada”. Esto es lo que se visulmbra en la novela de Londoño: el hecho de criticar el sistema.

Estos visionarios Hacedores cobran fuerza en el antiguo sistema quebrado y crean un nuevo sistema gubernamental, donde utópicamente no existen diferencias, aunque la base del sistema social se divide en Productivos e Improductivos; los primeros son sobrevalorados y los segundos, se desechan. Se atribuyen valores de igualdad, erradicar la violencia e incluso con la ampolla inyectable de Buxín se puede ser más productivo. Y esto último es la única finalidad.

Las personas pierden sus nombres y se vuelven cifras bursátiles. El Operador 220 es un representativo ejemplo de la situación que el autor quiere reflejar, un personaje que en principio se deja llevar por este afán de ser el más productivo, logrando incluso escalar como Gerente, sin importar que para ello tenga que actuar traicionando a otros Operadores para lograr su objetivo.

Humberto Maturana y Francisco Varela nos plantean en su libro El árbol del conocimiento que “el observador es un sistema viviente, y el entendimiento del conocimiento como fenómeno biológico debe dar cuenta del observador y su rol en él” (p. 17)

Por esto, a través de la novela y de los ojos del protagonista vamos observando que existe otra realidad, no tan evidente, pero que el autor quiere que veamos. Este actuar tiene consecuencias que se condicen con la utopía planteada por el  sistema. Presenta irregularidades que el personaje va develando a medida que transcurren los hechos. Él es investigado por la desaparición de la Operadora 305, a esto se suma que recibe una transmisión no autorizada, denunciando que la droga Buxín provoca mutaciones en los genes y como consecuencia, esterilidad irreversible. Es decir, la especie está en peligro de extinción.

Esta información, la extraña desaparición de la Operadora 305 y la noticia de que es apresado el Improductivo 410 por la muerte del científico Summers, cuando él sabe que el verdadero motivo es que el propio Summers le suministró ese informe. Todo esto lo confunde y hace que comience el cuestionamiento. Cuando un Improductivo es denunciado por delito de improductividad, cae en manos del Instituto de Genética que toma sus cuerpos, como conejillos de indias, inyectando virus letales y aplicando pruebas genéticas. Aparte está el Centro de Matrices Ovulares, encargados de la clonación humana. Y en el Banco de Órganos, los órganos de los Improductivos son extraídos para ser trasplantados a un nuevo Gerente.

Pero el error de la tecnología que han ocupado para clonar a los Operadores productivos y crear este engranaje perfecto, como si fuese una máquina, radica en que las nuevas generaciones serían descendientes de los Improductivos, ya que los productivos -para lograr la máxima productividad- se aplican Buxín, que es la droga de infertilidad.

En consecuencia, el protagonista advierte que el sistema de los Hacedores no se detendrá ante nada ni nadie, sin importar que la especie se extinga. La enfermiza adicción al poder monopolizado deja en evidencia la nueva grieta, que conlleva la quiebra del capitalismo global y de la humanidad.

Vale más desechar que tener que remendar, nos diría Aldous Huxley en su obra Un mundo feliz, y es que resulta inevitable al leer la obra de Londoño recordar a este autor y hacer una analogía, donde el desarrollo de la tecnología reproductiva y el avance futurista desmesurado hace perder otros aspectos humanos. Así como también cabe mencionar a Ray Bradbury, quien decía que no intentaba describir el futuro sino prevenirlo; referencia que Cristián Londoño aplica cuando deja entrever que el engranaje perfecto de la máquina será destruido. Como resultado a esto, la obra provoca un estado de alerta, e invita al lector a cuestionar el sistema con más conciencia sobre la humanidad.

Los improductivos – Cristian Londoño Proaño – Casa de la Cultura Ecuatoriana – 2014.

 

Por Lilia Hernández Vergara

Anuncios

Si gusta...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s