Un puente indestructible

el

A veces la única manera posible que tenemos de atravesar caminos intrincados es ponernos a construir un puente, con el objetivo de llegar segurxs de un punto a otro. En el trayecto levantamos la mirada y vemos las cosas desde arriba, como si estuviéramos volando, antes de dejarnos caer, para aplastarlas inevitablemente con la gravedad de nuestros actos. Quiero decir un puente porque pienso en una construcción que se levanta sobre una depresión del terreno para comunicar dos lados y pienso casualmente en la amistad. Y en la poesía, claro.

Amiga, / de esta experiencia / tengo que aprender / algo / algo sobre el amor propio / y el falso encanto del fracaso / no se puede perder / todo / todo el tiempo dice la contratapa de “Amiga”, el primer poemario de Malena Saito, editado por Santos Locos, en diciembre pasado. Podemos apreciar entonces, sin abrir todavía el libro, los cimientos de la obra: por un lado, la importancia de reconocer al lector la complicidad y la confianza que sólo construyen las relaciones más cercanas, lo que va a permitir después que las reflexiones y los diálogos ocupen un lugar central; por otro lado, la elección de dejar en claro, ya desde el título, que quien habita ese espacio de confidencia, quién va a sostener la conversación con la autora, quien va a acompañarla, es una mujer, una amiga. Una vez abierto el libro, refuerza esa idea usando el vocativo en el verso inicial de la mayoría de los poemas. Estos textos aparecen escritos con un lenguaje que no busca la suntuosidad, pero que de igual manera va armando con sutileza imágenes que nos envuelven en una sensación de soledad: las casas vacías, los recuerdos, las noches, la angustia, las fiestas que no salen bien. Papá / siempre / me pedía silencio / cuando aparecía el tren / ¿los deseos no existen / en el ruido? // Tendría que / aprovechar el insomnio / para pedir / algo / algo importante.

Sin embargo, no hay en Saito intenciones de estancamiento o de esperar soluciones extraordinarias, sino más bien, de plantar bandera y recordarnos que cada vínculo tiene sus propias estipulaciones y complejidades y que es mejor servirse de su transparencia y su reformulación que moldearlo a la medida de las necesidades de una sociedad enajenada. Amiga, salvarse es un error. / Construir, una estrategia / nuestra estrategia. / Tendríamos que hacer cosas increíbles / como un festival, por ejemplo / sobre el dolor. La tristeza aparece entonces como el contexto desmesurado de una felicidad que parece minúscula, pero que bien sabe hacerle frente, como sólo pueden hacerlo las razones más nobles.

Dice su biografía que Malena Saito es acuariana y nació en 1994. Vende libritos. Tilda mal palabras y relaciones. Fundó Elemento Disruptivo, casa editorial. Dirigió las colecciones “Zona temporalmente autónoma”, “La vuelta al sol” y “Hagamos un altar”. Elige hacer siempre, todavía no murió.

Amiga, / a veces creo / que soy valiente / y tomo / las decisiones más cobardes / pero / nada de esto realmente importa.

Amiga – Malena Saito – Santos Locos – Buenos Aires – 2017


por javier martínez conde
Anuncios

Si gusta...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s