Un juego de espejos

sombras-rusas1-c8daf175fa69f44c4015131073517985-640-0

Sombras rusas // Liliana Villanueva

“Rusia, me imagino, debe ser otra cosa. Rusia está en otro lado pero no aquí.”

En su primera noche en Moscú, Liliana visita un cabaret. El ambiente es triste, un tanto desolador. Las bailarinas disfrazadas de mariposas apenas siguen el ritmo de la música. En la mesa de al lado, un grupo de nuevos ricos (novi richi) paga su cuarta botella de champagne con dólares y rublos. Liliana se empieza a sentir mal, mareada. Sale del edificio y se larga a caminar por las calles moscovitas, frías y mal iluminadas. Es entre las sombras donde se siente más a gusto, las sombras que apagan el color, bajan la temperatura y hacen confundir las cosas entre sí. Ese es el territorio que Liliana Villanueva explora a lo largo de Sombras Rusas su libro de crónicas editado por Blatt & Ríos.

Villanueva es arquitecta y periodista, vivió cinco años en Moscú durante los años 90’: sus crónicas cuentan fragmentos de ese viaje en primera persona. Antes que en los hechos biográficos los relatos se centran en la experiencia de la narradora, en sus sensaciones y percepciones. Su prosa cercana, inmersiva, nos permite atravesar junto a ella las gruesas capas de frío y de lenguaje que cubren a ese país extraño e inabarcable. “Hay más de cuarenta expresiones para definir la nieve en ruso, pero para el frío hay una sola. Jóladna, afirman con un movimiento de cabeza. El idioma es menos exclamativo, es más directo. Jóladna que puede traducirse como: ES frío, HAY frío o simplemente frío. Jóladna, afirmación y después silencio.”

Para la autora, Rusia es un mundo que no termina de ser legible. Llega a Moscú en el momento en que las ruinas del socialismo real conviven con los primeros resultados de la terapia de shock capitalista del gobierno de Boris Yeltsin: un periodo de transición en el que lo nuevo no acaba de nacer y lo viejo no termina de morir. Las crónicas de Villanueva logran capturar un presente borroso, invadido por sombras del pasado reciente y del futuro cercano. Como persiguiendo fantasmas de otros tiempos, Villanueva visita la casa tomada de un viejo escritor de culto, entrevista a la intérprete soviética del Che Guevara, y escribe sobre la momia de Lenin expuesta en el mausoleo de la Plaza Roja. La atención siempre está puesta en algo que se escapa, y que sólo es accesible a través de un juego de espejos.

Sombras rusas – Liliana Villanueva – Blatt & Ríos – 2017

Por Julián Echandi

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Inabarcable Rusia, aún para un libro. Pero las experiencias narradas en primera persona le dan ese plus que te transporta y te hace sentir más cerca de cualquier lugar. Interesante libro. Saludos.

Si gusta...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s