La poesía como contracara

el

Resultado de imagen para el agua inmovil pierre

El agua inmóvil // Pierre Froidevaux

“El agua inmóvil”, plaqueta de Pierre Froidevaux, fue publicada este año por Merodeo Ediciones en continuidad con su colección de poesía. El autor, un personaje activo del under poético porteño, es estudiante en la carrera de Letras (UBA) y co-organiza desde hace cuatro años el ciclo mensual de poesía “Noche equis”.

La plaqueta se reseña a sí misma en su primera estrofa: “Una belleza exprimida hasta el desastre puede desembocar en un espeluznante océano de sabores en cuyas profundidades el entusiasmo sensorial se contorsiona hasta volver carnaval el sexo”. Y a partir de ahí pasa a explicarse con palabras claras, pero no concisas. Con pequeños momentos de agresividad entre peroratas que dan vueltas alrededor de lo que quiere (o tal vez no quiere) decir para sumarle encanto y hacerlo poesía.

Toda “El agua inmóvil” está construída sobre terreno contradictorio. De alguna forma Pierre da a todo un doble sentido poético. Como si sacara sus definiciones del extrañamiento y las condensara en algo que lo maravilla. Es que la vida inquieta es fascinante. Quizá no tanto como lo que esconde cuando se enturbia, pero mucho más linda que el hundimiento. El verdadero terror ocurre en las aguas quietas, y las horas salvajes son  el lugar más seguro.

Toda la plaqueta tiene la suavidad del agua. Intenta calmar una pasión que puede nomás manufacturar a través de su instrumento predilecto, que es el lenguaje, “los poetas escriben / y convierten cada cosa / que no desean conservar / en su miserable interior / en una línea mentirosa / o verso”. A través de la poesía, los síntomas del recuerdo escapan a lo biológico y escapan del plano abisal donde es imposible y hasta peligroso desenredarlos. Porque si esta es la poesía, imaginemos lo que sería el abismo.

Es que el autortiene muy clara su visión, pero tiene que solaparla: se mueve en el texto como se movería en la vida si se animara a llevar esa pasión siempre a la vista. Confiesa que “El calor general / me ordena las prioridades y pienso: / ¡cómo verbo esta compresión del aire!” La poesía está a flor de piel. ¿Pero quién puede tolerarla en el día a día? Así entonces la poesía se vuelve la contracara de lo que ocurre en la superficie. El agua inmóvil es clara. En ella todo está a la vista y solo se necesita tener ganas de mirar, pero “Si la debilidad nos hermana a todos / las líneas de la madrugada siempre anuncian un lamento: Hubiera sido más valiente / sumergirse y explorar / desmayados / el Agua Inmóvil”.

Al fin y al cabo, en el fondo las corrientes son más lentas y pesadas. Oscuras para toda interpretación y repletas de criaturas inentendibles. Presionan con tanta gravedad que ni siquiera es posible moverse en ellas. La noche, el baile y la y la pulsión de escapar al fondo revelado agita la superficie y vuelven aquél mundillo oculto por las aguas algo procesable. O al menos entretenido, que debemos comunicar en situaciones fogoneadas “para mostrarle al mundo / tu endemoniada rotación”.

Así alquimiza “la abnegada gana de perdurar”. Señala y agradece las herramientas y la materia prima que resultan al fin en la concreción de esta plaqueta. “El instrumento que me brindaste / para lograr mi cometido”, dice, “es el lenguaje // Mi infinitud discreta favorita / la tuya, obviamente / el genoma // Pero entre las palabras y la vida / yo elijo las palabras”.

El agua inmóvil – Pierre Froidevaux – Merodeo Ediciones – Buenos Aires – 2017 


POR ELÍAS ALEJANDRO FERNÁNDEZ
Anuncios

Si gusta...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s