El refugio en la escritura

Resultado de imagen para Diarios del capitán Hipólito Parrilla, Editorial EntropíaDiarios del capitán Hipólito Parrilla // Rafael Spregelburd

Editorial Entropía presentó Diarios del capitán Hipólito Parrilla, un libro de Rafael Spregelburd que describe los sentimientos de su personaje en medio de la película Zama (2017), dirigida por Lucrecia Martel.

A lo largo de las páginas, el autor encarna al personaje Hipólito Parrilla, líder que guía la expedición para matar a Vicuña Porto, objeto de deseo y a la vez diablo. Pero el escritor y dramaturgo argentino sufre los dotes de la actuación: suspende el yoísmo por un rato liberándose al dolor del otro, porque si hay algo que Parrilla vive a lo largo de estos días es una caída intermitente hacia un pozo imaginario donde se confunde lo real con lo mágico.  

Es la historia del Capitán Hipólito Parrilla, un borracho orgulloso de palabras fáciles, holgazán y timorato que es designado para cortarle la cabeza a Vicuña Porto. Ansioso por salir a buscar al malhechor y que su nombre tenga la fama de su padre, se hace de una tropa pobre en recursos para cabalgar por los pantanos de la mesopotamia argentina. El diario es el resultado cotidiano de esa expedición.

El viaje conlleva siempre la posibilidad de una accidente, pero en este camino hacia el heroísmo los golpes se vuelven intermitentes, como la lluvia en esos terrenos tropicales y el idealismo propio del Capitán, ferviente en su lucha, se apaga con el correr de los días hasta encontrarse en su lugar más débil. Los fantasmas, los traidores, Zama, Vicuña Porto, su padre, los indios, todos estos juntos y otros más, hacen de esta historia una caída sin fondo donde las palabras escritas por el actor le devuelven la voz a este personaje olvidado por Martel.

Este diario de un actor y su personaje habla de la relación entre el cine y la literatura. Zama es una película cuyo tema principal es la espera, el viaje, la posibilidad de un acontecimiento que tormenta tanto al espectador como al protagonista. Spregelburd espera a entrar en acción para que Parrilla tome vida. Pero no aguanta al rodaje, necesita de la escritura, de ese papel que es un refugio para el actor de contar lo que está viviendo ahí, en medio del barrio y el calor, donde los sucesos acontecen sin avisar.

En estas páginas vemos la manera en que la literatura actúa de refugio y al mismo tiempo de testigo. La escritura es un lenguaje intimista, un terreno donde el yo se despoja de sí mismo, porque es la mano -izquierda o derecha, dependiendo de quien escriba- la que cuenta el mundo.

Diarios del capitán Hipólito Parrilla – Rafael Spregelburd – Editorial Entropía – 2018

Por Santiago Ríos

Anuncios

Si gusta...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s